TIEMPO DE PROGRESO, ESCUDERO, TIEMPO DE PROGRESO

Posted in Uncategorized with tags on agosto 18, 2017 by Giuseppe Isgró

TIEMPO DE PROGRESO, ESCUDERO,

TIEMPO DE PROGRESO

 ©Giuseppe Isgró C.

 

 Este es un tiempo de progreso, Escudero, por cuanto llega un momento, en la vida de los pueblos, y de las personas, en que se llega al fondo.

Si esto ocurre, o cuando esto ocurra, Escudero, es algo bueno, por cuanto nos encara con la realidad. Allí no hay evasión alguna, ni puede haberla. No hay más fondo hacia el cual sea posible evadirse ni descender más. Es la hora de la verdad y hay que encararla. La única salida posible es hacia adelante, o hacia arriba, da igual, ambos sentidos permiten aflorar hacia la luz, hacia el progreso, hacia un nuevo y más elevado estado de conciencia. En el momento en que se afronta la realidad cara a cara, sea cual esta fuere, sin evasión, sin abandonar cuando las cosas se ponen menos fáciles, se activan los poderes creadores del Espíritu y comienzan a surgir las coincidencias que aportan el logro anhelado o los resultados apetecidos.

Escudero, ver la realidad implica precisarla, cuantificarla, enfocarla. Mirarla cara a cara, afrontándola. Al igual que en todo, la realidad es como una moneda, tiene dos caras. Una cara representa la noche; otra, el día. La primera, la cáscara de la nuez; la otra, la nuez propiamente dicha: el nutriente, la sustancia, la esencia, en una sola palabra: LA BONDAD, o bondades, en todas sus acepciones, de manera especial, los puntos fuertes; el bien en sus múltiples manifestaciones.

La bondad y el bien representan atributos esenciales de la Divinidad y dos características emblemáticas de Dios. Dios siempre es Dios y no hay más Dios que Dios, acuñó Mahoma, que dio impulso a lo que luego sería la Civilización Árabe, una LUZ en la oscuridad, dentro de esa larga noche medioeval que naciera en Nicea, en la ciudad de Iznik, en Turquía, bajo la égida del emperador Constantino El Grande, y posteriormente, sus sucesores, hasta ahora.

Por un lado, los que se afanaban en tapar el sol con un dedo; por el otro, un creciente número de personas que trajeron al mundo occidental la luz y el progreso que representó el perfecto equilibrio. Se desarrolló una espiritualidad que si bien ya se había expresado en múltiples corrientes espirituales y culturas, ahora alcanzaba niveles realmente elevados y dentro del Sufismo se escribirían algunas de las páginas de sabiduría de mayor relevancia en la larga historia humana.

Decía Mahoma: -“No hay más Dios que Dios”. Podríamos decir nosotros, ahora: No hay más amor que el amor. Todo lo que no es amor, no es el amor. Todo lo que es amor, es el amor. Cómo reconocerlo? Por sus frutos!!!

1)       El amor es el amor. Una tautología necesaria para afianzar en la conciencia la percepción correcta.

2)       El amor es luz que ilumina: primeramente el mundo interior; acto seguido, el mundo exterior. El amor es la luz del Espíritu y con ella ilumina su camino en el eterno retorno hacia la Divinidad. Tu camino es tu camino. Mi camino es mi camino. El caminante y el camino hacia la Divinidad. La Divinidad es la meta.

Caminante, camino y Divinidad conforman una sola Unidad, y sin embargo existe una cierta diferenciación en su manifestación. El camino es circunferencial y ascensional. El ascenso no es más que en la elevación de los Estados de Conciencia. En la depuración del velo que impide ver la Unidad esencial en todas las cosas.

Es la experiencia la que depura, eleva los estados de conciencia en las infinitas estaciones del Espíritu: Se afina la vibración de los pensamientos, sentimientos, palabras y actos. Por efectos de la resonancia magnética se sintoniza con todos los que vibran al unísono y eso constituye una gran fuerza, la Fuerza Fundamental.

La luz que irradia una persona activa la luz de las que están preparadas en el entorno para encender su propia luz, que siempre ha estado allí, aunque se dejara de percibir.

 Al encender cada quien la propia luz, se ilumina el mundo interno; si el mundo interno está iluminado, se expande en el mundo exterior y cada quien ve, frente a sí, su camino personal, su propio camino hacia la Divinidad. Observa, también, a la Divinidad arengando a cada quien, en la propia conciencia, hacia la meta del propio camino: La Divinidad.

 Entonces, el ser efectúa diversos descubrimientos:

          a) Que él es el caminante;

  1. b) Qué él es el camino;

  2. c) Que él es, también, la Fuente.

  3. d) Que él ya llegó a la meta;

  4. e) Que él siempre ha estado en la meta;

  5. f) Y, que él siempre ha estado conectado con la Fuente.

 Entonces, él comienza a contar los inmensos dones que posee:

  1. Vida: Con un Espíritu eterno e inmortal.

  2. Poder creador potencialmente infinito.

  III.            Amor: El poder supremo universal y fuente de toda sabiduría.

 Si hay amor, existe también bondad, prudencia y/o sabiduría, justicia, igualdad, compensación, para mantener el equilibrio, fortaleza, templanza y belleza, así como todos los derivados de estos valores universales.

Este es el bagaje cósmico que siempre poseerá en grado potencialmente infinito, del que extraerá lo que cada ser precisa cada vez que expresamente que experimente necesidades, o anhelos por realizar, si no obstaculiza el flujo el mismo individuo.

El mayor enemigo es el temor. La mayor bendición: La confianza.

Sea como fuere que estén las cosas, o se vean, en la realidad, más allá de las apariencias, todo está bien, en un orden perfecto, adecuado para ese momento, a partir del cual se traza la ruta, o proyección a la siguiente fase expansiva existencial.

La clave reside en encontrar ese orden perfecto dentro de sí mismo.

Si se encuentra el orden perfecto dentro de sí, por la ley de correspondencia también se manifiesta en forma análoga y equivalente, en el mundo exterior.

Dentro y fuera es lo mismo. Son diferentes planos de manifestación. Como es adentro es afuera. Como es afuera es adentro.

Como queremos que sea afuera, creémoslos dentro. Allí, en el santuario de la conciencia nadie puede, o podrá interferir, excepto la misma persona.

El primer paso es: La conexión con la Divinidad. La conexión con la Fuente Universal, convirtiéndose en instrumento de su voluntad divina para cumplir la misión cósmica que está asignada para cada quien en el concierto de todas las cosas, según los planes trazados por la Divinidad en la Ley Cósmica para la expansión de la Creación Universal.

CONEXIÓN DIVINA.

Siéntate cómodamente, apoyando las manos en los muslos, o acostado. Efectúa tres respiraciones profundas, exhalando lentamente. Cierra los ojos suavemente.

PROGRAMACIÓN ESPIRITUAL:

Afirma:

–“Entro en conexión divina con el Ser Universal”. (Tres veces).

Ahora estoy ya en conexión divina con el Ser Universal. (Tres veces).

Formo una unidad cósmica perfecta y eterna con el Ser Universal, -ELOÍ-.  (Diez veces).

Tengo conciencia de mi conexión divina con el Ser Universal, aquí y ahora.  (Tres veces).

  1. Ahora, centra la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, en la cabeza. Ese es el punto de conexión con el Ser Universal. Imagina allí un círculo blanco con el signo más en el centro. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  2. Ahora, centra la atención en el hombro izquierdo. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  3. Ahora, centra la atención en el hombro derecho. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  4. Completa el triángulo, centrando nuevamente la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, en el centro de conexión con el Ser Universal; repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  5. Ahora, baja hasta la nuca y centra allí la atención; repite diez veces el nombre: ELOÍ. Este es el centro donde reside el ojo que todo lo ve; si sigues concentrando la atención en este punto un largo tiempo con la repetición del nombre ELOÍ, observarás como se va desarrollando la capacidad de percepción intuitiva clarividente o conciencia cósmica.

  6. Ahora, centra la atención en la garganta; repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  7. Ahora, centra la atención en el punto hara o tan tien, -tres centímetros debajo del ombligo y tres centímetros hacia dentro, en dirección de la columna vertebral-; este es el punto de equilibrio del cuerpo y del ser; repite diez veces el nombre: ELOÍ.

  8. Ahora, concentra la atención en el cóccix; repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  9. Ahora, centra la atención en el tobillo derecho; repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  10. Ahora, centra la atención en el tobillo izquierdo; repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  11. Ahora, vuelve a concentrar la atención en el cóccix; repite tres veces el nombre: ELOÍ.

  12. Ahora, vuelve de nuevo a centrar la atención en la nuca; repite diez veces el nombre: ELOÍ.

  13. Ahora, vuelve a centrar la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, visualiza el circulo blanco y el signo más, -la Rueda de la Vida o el símbolo del Ser Universal, repite tres veces: ELOÍ.

  14. Ahora, da por hecho que te encuentras en conexión perfecta y permanente con el Ser Universal, ELOÍ; imagina que desde el punto de conexión divina, -nacimiento del remolino de pelo-, en el cual ubicas, mentalmente, el Círculo blanco y el signo más en el centro, que la luz fluye y va saturando todo tu ser desde la cabeza hasta los pies. Al llegar a este punto, relaja los pies y siente las plantas y los tobillos intensamente, lo más que puedas y quieras. (Muy importante). Ahora, afirma: ELOÍ, guíame, asísteme, protégeme e ilumíname.

 Puedes utilizar el nombre de la Divinidad que prefieras: Dios, Eloí, Allah, u otro de tu preferencia, pero deberías evitar el uso del nombre de algún maestro en particular, ya que es una conexión espiritual con la Divinidad.

Este ejercicio se sugiere realizarlo en la mañana, al levantarse, antes de tomar café, u otra bebida, o en la noche, antes de acostarse. Durante el día, se recomienda cada vez que se requiera potenciar el estado de serenidad, o quietud interior. En las colas, por ejemplo, es un momento propicio para hacer fluir en armonía las fuerzas interiores.

 Este es un tiempo en que se inician las cosas en una nueva fase existencial para cada quien, a nivel personal, pero, también, para los respectivos países.

Vivimos en un mundo globalizado: las situaciones son análogas para todos; las oportunidades de crecimiento, y progreso, también.

El sol se encuentra despuntando por el Este, en el alba. Las próximas seis (6) décadas serán de esplendor. Los líderes precisarán ver los ciclos económicos más allá de los ciclos menores y mayores, es decir, entre 4 y 12 años por delante. Deben tener la visión de los ciclos de largas oscilaciones, mirando por delante los próximos sesenta (60) años, señalando al respectivo país las metas a corto, mediano, largo y macro plazo hacia donde serán orientados los planes de crecimiento integral, no solamente económico. De esta manera, en todos los niveles y grupos de intereses, cada quien orientará su formación en sentido del desarrollo del país, íntegramente. La gente tendrá unas reglas claras del juego existencial mediante las cuales orientar su esfuerzo de crecimiento y riqueza integral.

Los líderes deberían potenciar su visión de los ciclos históricos, ya que la historia se repite por ciclos alternos entre cuarenta y sesenta años. Esto permite subirse sobre hombros de gigantes para ver más lejos. Pero, realmente, los líderes del futuro tendrán la capacidad de ver varios milenios por delante, lo que ahora parecería imposible. Existen ciclos históricos que se repiten cada quinientos años, cada mil años, y otros de menores o mayores lapsos. Esta índole de ciclos históricos los son propiamente hablando: históricos, naturales, biológicos o geológicos, sociales y espirituales, entre otros. Esa visión global e integral, permite diseñar, o re-diseñar  el futuro, interpretando sentido de los planes cósmicos, que si bien son intangibles, o invisibles, para quienes aún deben aprender el lenguaje universal para la lectura de los acontecimientos, son perceptibles para quienes han desarrollado su conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora según los planes divinos de la Creación. Nada fácil, por supuesto, pero factible. Aquí, los que saben no hablan, por prudencia; los que aún precisan aprender, pueden correr el riesgo de hablar sin suficiente reflexión desviándose de la realidad. Por eso es preciso estudiar el pensamiento más preclaro de los grandes pensadores de todos los tiempos y países, para percibir los ideales que han concebido en el espacio y en el tiempo. Ellos son los maestros de la humanidad sobre cuyos hombros es preciso montarse para ver como ellos han visto, y aún más allá, en todas las ciencias, filosofías, artes o valores universales. Homero, con su Ilíada y Odisea, inspirador de la edad de oro griega, en sentido lato; Sidharta Gautama, cuyo Noble Sendero Óctuple, y el resto de las obras desarrolladas por su discípulos, como el Tripitaka, constituyen una guía certera en la vida de cada ser; Platón, uno de los mayores filósofos de todos los tiempos espera a que se le estudie en mayor grado, aún; Fidias, escultor sublime, a quien Pericles  encargó los planos de arquitectura de la Acrópolis y del Partenón; Plutarco, forjador de estadistas en los últimos dieciocho siglos, con sus Vidas Paralelas y su obra Moralia; Miguel de Cervantes y Saavedra, con su inmortal Quijote y otras obras de valor incalculable, para todos los tiempos; Leonardo Da Vinci, el genio universal del Renacimiento, paradigma vigente; Allan Kardec, uno de los pensadores más relevantes del siglo XIX, que descifra grandes enigmas de la vida y del universo; Alexis Carrel, uno de los pensadores más visionarios del siglo XX; Peter Drucker, el magnate de la gerencia moderna, de lectura obligada para todo líder, o director de empresa; Abraham Maslow, psicólogo humanista que desarrolló la teoría de las necesidades y de las motivaciones para la auto-realización humana; Gandhi, con su doctrina de la no violencia, o satyagraha, que demostró que sí es posible triunfar por medio pacíficos; y por supuesto, los grandes economistas como Adam Smith, ius filósofos como Luís Recasens Siches, y ensayistas como Ralp Waldo Emerson, por mencionar unos pocos ejemplos. Recordemos que Mortimer Adler, era de la opinión que, para que el pensamiento de cualquier persona pudiese ser tomado en cuenta, debía leer, y estudiar, por lo menos los 443 libros que él incluyera en los cincuenta y cuatro tomos de los Great Books.

Este es un tiempo de siembra y progreso. De las 6 am hasta las 12 m, es la primavera; nos encontramos ubicados, precisamente, al inicio de la primavera, ahora. De las 12 m hasta las 6pm., es el verano de la economía; de las 6pm hasta la medianoche, es el otoño de la vida; y de las 12 pm., hasta las 6am., es el invierno, o la noche oscura, precisamente, la etapa por la que, en diversos lugares del mundo se acaba de pasar. Descansados, con la mente fresca y fértil en creatividad, por la mañana, afloran las ideas, los planes y los propósitos sólidos y rectos, para las siguientes tres estaciones existenciales.

La noche quedó atrás, es preciso olvidarla. Mira el día que está por delante, empezando, con optimismo y entusiasmo. Observa, atentamente, todas las bondades que trae. Prepara tu copa de vida grande para dar, por cuanto, en esa misma, la Divinidad, al pagarte tu salario cósmico, es la que utilizará. Tanto como diste, te será dado. Tanto como quitaste, te será quitado, para compensar adecuadamente el efecto de tus acciones. Es justo, o no?

Es tiempo de progreso y de receptividad. Es preciso ser progresistas y receptivos.

Adelante.

Anuncios

EL PLACER Y EL DOLOR

Posted in Uncategorized on abril 12, 2017 by Giuseppe Isgró

QUIJOTE

EL PLACER Y EL DOLOR

©Giusppe Isgró C.

En el Fedón, uno de los mejores diálogos de Platón, éste pone en boca de Sócrates, uno de los grandes principios de la naturaleza: La polaridad.

Sócrates lo enfoca bajo la modalidad del placer y del dolor. Pero, la expresión de la polaridad tiene incontables vertientes y variantes. Es la ley de los opuestos, en la naturaleza.

Una de las leyes que rige este principio inmutable, es el de que, los opuestos jamás se juntan. Se expresan por turno, y al uno le sigue el otro, indefectiblemente.

Cómo podría saberse lo que es el placer, si jamás se hubiese experimentado el dolor? Si se coloca la mano en el fuego, se experimenta dolor y éste hace que se le retire a tiempo, evitando que se produzca daño. El dolor es un maestro efectivo; pero, el placer, también, por causas opuestas, pero con un fin análogo: servir de instructores. Ambos son los efectos de causas perfectamente definidas.

En el día en que Sócrates debía traspasar el umbral que habría de conducirle a la dimensión espiritual, en el acto de quitarle el guardia el instrumento que le aprisionaba uno de los pies, comienza a experimentar una sensación placentera.

Al poco rato, al recibir Sócrates la visita de sus amigos, expresa: -“¡Qué cosa más extraña, amigos, parece eso que los hombres llaman placer! ¡Cuán sorprendentemente está unido a lo que semeja su contrario: el dolor! Los dos a la vez no quieren presentarse en el hombre, pero si se persigue al uno y se le coge, casi siempre queda uno obligado a coger también al otro, como si fueran dos seres ligados a una única cabeza”.

El dolor, interna y moralmente hablando, se expresa como un estado de insatisfacción. Es la fuerza creadora en constante manifestación, en el Espíritu de los cuatro reinos naturales, que busca canalizarse. Al no lograrlo hacia el exterior, lo hace hacia lo interno. Pero, esta modalidad es de polaridad negativa, es decir: se expresa como un sentimiento de insatisfacción.

Paradójicamente, pese a manifestar una polaridad negativa, busca un fin positivo. Impele a la persona a la acción para expresar dicha energía hacia el exterior, mediante la realización de objetivos claramente definidos, o, llenar necesidades insatisfechas.

En esto reside una de las leyes más poderosas de la naturaleza. En Cómo desarrollar la Auto-Maestría, de nuestra autoría, hace ya más de treinta años, que hemos desarrollado la técnica de cómo transmutar los estados mentales de insatisfacción en placenteros.

El secreto consiste en anteponerse objetivos claramente definidos y enunciados por escrito, a corto, mediano y largo plazo. Tan pronto se enuncien por escrito los objetivos que reflejen los resultados que se desean alcanzar, la energía interior comienza a canalizarse hacia el logro exterior de los mismos. La sensación de insatisfacción, se transforma, casi en el mismo instante de planificar los objetivos,  en su opuesto positivo: placer, satisfacción, sentimiento de autorrealización, confianza, seguridad, serenidad, sosiego, paz interior y visión clara del camino por recorrer.

Es la eterna polarización a la que hacía referencia Lao Tse, en el Tao Te Ching. En el momento en que el ser percibe lo que es el placer, reconoce lo que es el dolor. En el instante en que percibe lo que es la belleza, se da cuenta de lo que es la fealdad. Lo dulce y lo amargo, permiten discernir entre dos realidades opuestas, y en cualquier estado que se experimente, identificar que el uno le guía hacia el otro. Acción-reacción. La ley del péndulo.

Igualmente, la percepción, y experimentación del dolor, contribuye a la evolución de la conciencia. Es uno de los dos caminos. El otro, es el de la comprensión.

Se pueden desarrollar los estados, y estaciones de la conciencia por ambas vías: Por la compresión, o el placer, y por el dolor. Es una elección personal.

La guía certera es la de los valores universales, en ambas polaridades: Amor, prudencia, sabiduría, fortaleza, templanza, justicia, igualdad, equidad, compensación, belleza y equilibrio, entre otros.

Sidharta Gautama, en forma genial, hace 2.500 años, en el Parque de los Ciervos, expresó su doctrina de las Cuatro Nobles Verdades, mediante la cual, enseñó a sus primeros cinco discípulos, que la vida presenta estados de insatisfacción, o dukka; que éstos tienen su manifestación en los deseos en polaridad negativa; que es factible poner término a dichos estados insatisfactorios; y, que el medio de ponerle fin a la insatisfacción, es el del Noble Sendero Óctuple. Es decir: regir los deseos, los anhelos, las necesidades, los pensamientos, los sentimientos y los actos, por medio de la Recta opinión; la recta acción; la recta palabra; la recta acción; los rectos medios de sustentamiento de vida; los rectos esfuerzos; la recta atención; y la recta concentración. Aplicando las técnicas de El noble sendero óctuple, es factible reorientar el propio Karma y hacer la vida más placentera.

Veinticinco siglos más tarde, Abraham Maslow, y su Escuela, harían otro gran descubrimiento: El ser humano está dotado de un servomecanismo que le permite, cada vez que experimenta una necesidad, de la índole que fuere, instantáneamente, y en forma simultánea, expresar una fuerza motivadora equivalente que le induce trasladarse desde el lugar donde reside su insatisfacción, hacía aquel en que se encuentra la satisfacción de la misma.

Queda por saber cuál es ese lugar donde reside la satisfacción de una necesidad o la realización de un objetivo. Además de la lógica inductiva y deductiva, se activa, en un momento dado, la intuición y la inspiración, que aporta el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué.

Entre los parámetros de los dos estados opuestos de conciencia, del placer y del dolor, buscando la línea del medio, se puede ejercer un control dinámico de ambos aspectos de una realidad existencial, de la cual, cada quien, en un constante alternar del ciclo de vida, en una eterna polarización, precisamos aprender, cada día mejor, a vivir con estos dos valiosísimos aliados de la expansión perceptiva-comprensiva-realizadora  de nuestra conciencia.

El placer y el dolor; el dulce y el amargo; la acción y la reacción, entre otras variantes, ciertamente se interrelacionan con el bien y el mal.

El ciclo de los opuestos se expresa en todas las manifestaciones de la naturaleza, buscando mantener el equilibrio, por ejemplo: primavera, verano, otoño e invierno.

En los negocios, el ciclo económico se expresa, como: Recuperación del equilibrio, expansión, recepción y contracción. 

En fin, no deja de ser, todo, la gradación en sentido opuesto de una misma realidad para adquirir nuevos estados de conciencia acordes con los valores universales, o atributos divinos, y sus respectivas estaciones, entre el cero y el infinito, en el eterno viaje de regreso a la fuente: El Ser Universal, del que, todo ser, en los cuatro reinos naturales, es una expresión indivisa, a la conciencia individual, sin haberse, jamás, separado de Él.

Adelante.

 

Escudero, el noble silencio, es la clave!!!

Posted in Uncategorized on julio 17, 2016 by Giuseppe Isgró

QUIJOTE 3

Escudero, el noble silencio, es la clave!!!

©Giuseppe Isgró C.

 

Escudero, el noble silencio, es la clave.

Si hablas, no escuchas.

Si escuchas, con empatía, viendo las cosas desde el punto de vista del otro, -para comprender lo que dice-, no hablas, porque no se pueden hacer ambas cosas al mismo tiempo.

O hablas, o escuchas.

Si hablas, te gustaría ser escuchado; también al otro.

Si escuchas, aprendes.

Si aprendes, te enriqueces.

Si te enriqueces, integralmente, abres nuevas ventanas desde las cuales podrás contemplar el mundo, y el universo, desde un mayor número de ángulos, y observar la realidad en forma más amplia, tal como es.

Si observas, puedes comprender.

Si comprendes, encuentras el sentido a las cosas, y a la vida.

Cada persona, aún la más humilde, tiene escondidos, en su interior, enormes tesoros, que te asombrarían si lograras descubrirlos.

Eso es lo que hacía Sócrates, por el arte de hacer parir ideas, -por la mayéutica-, o el arte de preguntar con acierto, con discreción.

Si callas, que es el cuarto secreto de la esfinge, después de saber, querer y osar, emularás a la naturaleza, que realiza su labor en silencio.

Si callas, podrás escuchar la voz interna, que es la de la Divinidad, que se expresa en tu conciencia, para guiarte, por los sentimientos de los valores universales, y por el de la vergüenza, que te advierte lo que debes evitar; así como por el remordimiento, -acción coactiva de la ley cósmica, en la conciencia- que te indica cuando te equivocaste y precisa enmendarte, compensando el perjuicio efectuado, o pedir perdón, o escusas.

Si callas, podrás contemplar la belleza del universo, de la vida; la oportunidad diaria que te traen las circunstancias causales, para servir, y aprender, resolviendo situaciones, alcanzando nuevas metas, agradeciendo a la vida por tomarte en cuenta, asignándote tareas exigentes que te estimulan a crecer, a asumir el reto, cada día nuevos retos de vivir gloriosamente, en armonía con la naturaleza, como lo sugerían los estóicos. Por eso Séneca, Epicteto y Marco Aurelio, eran grandes prudentes.

Callando, podrás oír la voz de Dios, y la de los guías, por la inspiración divina, y la espiritual, por los sentimientos en los sentimientos, por los pensamientos en los pensamientos, cada día, a toda hora, cada minuto, a cada instante. Pero, si hablas……cómo podrás oír?

Aflorará el sentimiento del deber del servicio: a la vida y el universo, a la sociedad de la que formas parte, a tu familia y a ti mismo, cuidando el legado que se te ha confiado, y adquirirás el derecho de obtener el salario cósmico integral.

Callar, es no darte más importancia de la que tienes, -que es mucho más de lo que imaginas, pero lo ignoras- ya que nada se puede agregar con palabras a lo que se es, sino que los hechos deben reflejar lo que eres capaz de hacer, sirviendo más y mejor en los planes de la Divinidad, como instrumento de la voluntad divina.

Escucha el doble de lo que hablas, por eso la naturaleza te dotó de un par de oídos y de una sola boca.

Pero, callas aceptando los designios de la Divinidad sin quejarte de nada ni de nadie; deja que los malos políticos cumplan su rol; no te enfoques en ellos, de ellos se ocupa la Divinidad, por la ley cósmica. Busca de ser tú un buen político, probo, leal, servicial, con amor a la Patria. Involúcrate en la política, prepárate. Si los buenos ciudadanos dejan de involucrarse, lo harán los otros. Pregúntate: Qué puedo hacer para ayudar a mi Patria a alcanzar las gloriosas metas de los Padres de la Patria? Piensa en Bolívar, en Miranda, en Andrés Bello, en Páez, en Carlos Andrés Pérez, en mayor líder del siglo XX venezolano y en tantos otros que han ayudado a construir la Gran Venezuela, que ahora precisa el apoyo de todos sus hijos que le aman. Porque, de eso se trata, Escudero, del amor de sus hijos, a Venezuela. AMOR POR VENEZUELA, Y POR EL MUNDO, Y POR EL UNIVERSO. Debemos crear un mundo mejor del que hemos recibido como legado. Hay que prepararse. Hay que meditar por la paz del planeta tierra, y quien sabe cuántos mundos habrá en condiciones similares, o peores que la tierra? Te lo has preguntado, Escudero? Sabemos, que hay muchos mundos habitados que humanidades inmensamente evolucionadas que ni siquiera se podría imaginar sus niveles.

No te quejes de la escasez, ya que ésta no existe en este universo de abundancia, sabiamente provisto por la divina providencia. Si observas escases, estás viendo espejismos; calla y observa la abundancia por doquier. Pero, debes sembrar las semillas para cosechar. Este es un mundo de abundancia, y aún su aparente ausencia, forma parte de la abundancia, ya que si no hay contenedores vacíos, donde ubicarás la nueva abundancia que cada día trae la provisión divina?

Escudero, recuerda como a Kabir le resultaba inconcebible que los peces del mar pudiesen tener sed.

La vida es un constante llenarse y vaciarse. Si no te vacías, dando de lo que tienes, como podrás volver a llenarte de las cosas nuevas que precisas, cada día?

El agua que no circula, se estanca y se corrompe y de nada te servirá.

El agua debe circular; el dinero, también; el conocimiento debe impartirse gratuitamente, tal como se recibe. Pero, quién puede dar lo que no tiene?

Escucha la voz del universo que habla a flor de piel; el lenguaje de las flores, el mensaje de los animales. Percibe la sublime inspiración de contemplar las estrellas. Si el sol no declinara, con la noche, como podrías contemplar la luz de las estrellas, que en las noches más oscuras, brillan más intensamente?

Escucha el mensaje de los sabios, leyendo las obras inmortales de todos los tiempos: Homero, Platón, Plutarco, Victor Hugo, Allan Kardec, Paul Brunton, Léon Denis, Emerson, Tagore, Cevantes, y a sus personajes ilustres: Don Quijote y Sancho Panza, y el Coloquio de los perros: Cipión y Berganza, que tanto saben sobre el servicio y otros valores esenciales..

Escucha con atención y labios llenos de sabiduría vendrán a contarte infinitas historias que te transformarán en un eterno aprendiz.

El mejor conversador es el que habla poco y escucha mucho.

El hablador insulso, superfluo, sobrado de su propia importancia, desperdicia su tiempo cuando debería dedicarlo a la meditación, al estudio, al aprendizaje, y dejar que sus obras por sí mismas aporten el mensaje que puedan contener, por el ejemplo, y no por el parloteo vano.

No preguntes lo que ya sabes, para dar, acto seguido, la respuesta, alardeando de que sabes muchas e incontables cosas.

Calla como la esfinge, y la eternidad hará aflorar en tu ser los incontables ríos de sabiduría que se anidan en tu interior.

Calla, y hablarán tus obras. Calla y descubrirás la elocuencia del silencio. El silencio habla, Escudero; esta es la clave, o una de las tantas que es preciso descubrir, aprovechando su aporte.

Escucha con atención para darte cuenta de lo que te compete, Escudero.

Escudero, el noble silencio, es la clave!!!

 

QUÉ SIGNIFICA SER MASÓN?

Posted in Uncategorized on febrero 14, 2016 by Giuseppe Isgró

Origen: QUÉ SIGNIFICA SER MASÓN?

EL ARTE DE LA CONCENTRACIÓN

Posted in Uncategorized on julio 4, 2015 by Giuseppe Isgró

la foto (38)

EL ARTE DE LA CONCENTRACIÓN

Del libro: CÓMO POTENCIAR EL AUTODOMINIO

Autor: ©Giuseppe Isgró C.

-El poder creativo está dentro de ti; exteriorízalo por medio de la concentración en la realización de un objetivo o en la satisfacción de una necesidad, es decir, centrándolo en un punto de acción a la vez-.
Giuseppe Isgró Cattafi

El dominio de la concentración se manifiesta dirigiendo la atención en un punto, mediante la cual aflora un estado de conciencia particular.
En lo que centras tu atención se expande la conciencia o se manifiesta un grado equivalente de tu poder potencialmente infinito. Este es el gran secreto.

Enfocando la atención sobre un pensamiento, un valor, un sentimiento, una emoción, la realización de un objetivo, la solución de una situación o la búsqueda de una respuesta determinada se forma una polarización dinámica, es decir, uno de los dos polos de creación de resultados que, automáticamente, con la persistencia suficiente, en el espacio y tiempo, genera el opuesto, trayendo a la realidad lo deseado en trabajo realizado u obras concluidas, comprensión o iluminación lograda, en nuevos niveles evolutivos.

Toda situación que requiere solución u objetivo que deba ser realizado conforma una polaridad negativa en estado potencial; es preciso concentrar la atención en la solución u obtención de resultados apetecidos, con lo cual se polariza la condición positiva subordinándose todo lo demás como elemento coadyuvante.

De esta manera, el ser humano se transforma en un imán viviente, de doble polaridad: la negativa, conformada por la condición que requiere transmutación, la cual atrae a las cosas positivas, -coadyuvadoras- que requiere; igualmente, repele a las condiciones negativas que no precisa; y la positiva, estructurada por los resultados apetecidos repele a los factores positivos que no necesita; y, atrae, a los elementos negativos –cooperadores- que les son imprescindibles.

Se logra la polarización mediante la concentración en lo que se desea lograr. Creada la misma a nivel mental –con ambas polaridades-, centrándose en la imagen de los resultados exitosos anhelados, en su etapa culminante, se atrae a la realidad, en el plano físico, su contraparte equivalente al grado de aspiración o exigencia.

La persistencia en la pantalla mental de la imagen objeto de la concentración, por la ley de atracción –ley de asociación magnética, mediante la cual lo semejante atrae a lo semejante- va atrayendo a la conciencia objetiva y subjetiva impresiones análogas y complementarias que permiten aprehender en plenitud “la totalidad” de lo que se desea llevar a cabo, tomando nota de todos los elementos coadyuvantes, debidamente jerarquizados, en cuya acción es preciso concentrar todo el potencial psico-mental en unidades de realización acordes al grado de poder creativo que se posea, permitiendo, con el mínimo esfuerzo, el logro del objetivo.

Tan pronto se concentra la atención en una cosa el tiempo suficiente para su realización, entra en escena la ley de aislamiento cósmico que excluye toda interferencia, dándole a la atención, la oportunidad de canalizar el poder creadores lo que realmente importa hacer.

La perseverancia en el desarrollo de la concentración de la atención permite experimentar un sentimiento agradable de autorrealización, un estado mental de sosiego, plenitud, tranquilidad y paz mental, confianza, conciencia cósmica y seguridad en la puesta en práctica del mecanismo creador y genera la certidumbre de que los resultados están siendo logrados.

La concentración es una de las tres facultades que constituyen las llaves cósmicas para realizar la gran obra: contemplación, concentración y meditación.

Por medio de la contemplación se observan los elementos de realización que se encuentran al propio alcance. Es preciso, por el principio de: -interés es concentración-, interesarse para elegir, seleccionar, decidirse por uno en particular y concentrar la atención en ese punto, excluyéndola de todo lo demás, por cuyo medio se canaliza todo el poder creador, formando un polo de conciencia cuyas imágenes visualizadas en la pantalla mental ejercen atracción magnética para traer al mundo de la realidad objetiva los resultados apetecidos y rechazar los elementos contrarios, formando, -como se dijo antes-, una de las dos polaridades de la creación cósmica, la cual, al ser mantenida en la conciencia, el tiempo suficiente, trae a la manifestación real la cosa anhela y centrando el propio poder creador en ese punto, todo el universo coopera para crear el polo opuesto, es decir, el logro anhelado.

Intervalo cósmico: Toda actividad se lleva a cabo mediante ciclos activos de creación alternados con ciclos pasivos; el uno complementa al otro. En el primero se siembra; en el segundo, se cosecha y recupera energía, preparando la nueva etapa. Actividad-pasividad, es la ley.

La concentración se lleva a cabo durante un lapso, pero no indefinidamente, en el cual se programa el ordenador mental; acto seguido, la mente –en forma automática, y fácilmente, realiza lo que es menester para atraer los resultados apetecidos.

Los efectos de la concentración, en el ciclo pasivo, son directamente proporcionales a su extensión en el activo; lo uno se crea o polariza, mentalmente, en el otro, con lo cual se le trae a manifestación real. Por eso, después de un período de polarización hay que soltar la concentración, -constituye el desapego-, con el fin de que la mente psiconsciente se haga cargo de materializar los objetivos en logros.

Además, por la sabiduría de la Inteligencia Infinita que rige todas las cosas, si se le da la oportunidad, -es decir-, dejando de interferir-, siempre se obtienen los resultados que más convienen en cada caso y por el mejor canal.

La concentración es una ley universal efectiva; la clave que es preciso dominar consiste en enfocar la atención en un punto, básicamente la realización de un objetivo o la satisfacción de una necesidad o deseo, a la vez, en cualesquiera variantes y en todo lo que se haga.

El ser humano está dotado con capacidad potencial para realizar cualquier cosa que conciba en su mente, o solucionar toda eventual situación que se le presente en la vida diaria, siempre y cuando concentre su poder creador en una sola cosa a la vez. Es la regla de oro.

La ley cósmica de la concentración expresa: -Mientras mayor tiempo se concentra el propio poder creador en un punto, más fácilmente se domina o resuelve una situación cualquiera-.

En síntesis, concentrar el propio poder en una sola cosa a la vez, en el espacio y tiempo, y dividir cada tarea, objetivo o situación que requiera solución, en sus unidades más pequeñas y realizarlas por su orden de prioridad, permite llevar a cabo, con facilidad, todo lo que el ser humano se proponga, si persiste lo suficiente.

Concentración de la atención: A cada instante es requerida la atención del ser humano por múltiples circunstancias. Diversos objetivos le atraen; distintos amores le cautivan; centenares de libros esperan por él; hoy piensa en algo, mañana en otra cosa distinta. Esa volubilidad requiere ser dominada y puesta bajo absoluto control si de verdad se desea realizar logros de envergadura. Es a un resultado a la vez al que hay que centrarse, el tiempo suficiente, hasta lograr concluir con éxito cada etapa de la tarea. La misma naturaleza de las cosas cumple con esta ley cósmica, rigurosamente, cuando presenta, al ser humano, en su pantalla mental, una situación a la vez, para su solución y ejerce de tal manera su atracción en el propio estado de conciencia que excluye cualquier otro requerimiento hasta que la prioridad haya sido resuelta.
Centrada la atención en algo determinado, en estado de meditación, permite alcanzar la iluminación y obtener la respuesta sobre las eventuales preguntas que se le antepongan a la mente psiconsciente.
La sugerencia que se recomienda es la de concentrar, en cada caso, todos los recursos en un logro prioritario a la vez para concluir cualquier obra –o etapa de la misma- con mayor dominio y facilidad.

Un ejemplo que nos permite comprender con facilidad el profundo efecto de la concentración de la energía es el de los rayos del sol concentrados en un punto por medio de la lupa o lente de aumento mediante la cual son capaces de lograr la combustión de cualquier materia orgánica. Así debe ser concentrada –y canalizada- la propia energía por medio de la inteligencia a la solución de cualquier eventual situación o realización de una meta a la vez.

En los estudios, la mejor manera de dominar cualquier área del conocimiento es la de centrarse en una materia a vez y una vez dominada en forma satisfactoria pasar a la siguiente.

CÓMO DESARROLLAR
EL PODER DE LA CONCENTRACIÓN

Reglas prácticas de gran efectividad:

• Centra la propia atención en lo que estés haciendo, en una cosa a la vez, en cualquier actividad, por ejemplo: el trabajo profesional, en los estudios y en la vida diaria.

• Divide y vencerás: Es la máxima de la sabiduría antigua. Implica distribuir el logro de un gran objetivo en unidades más pequeñas de realización y luego llevar a cabo cada parte en su estricto orden prioritario. La energía centrada en un sub-objetivo a la vez permite optimizar la propia capacidad realizadora y la tarea se lleva a cabo con mayor facilidad y menor gasto de energía y recursos. Repetir, por etapa, la acción, hasta realizar la obra completa.

• Por otra parte, significa tener un método efectivo de trabajo, es decir, mientras no se haya concluido una etapa del objetivo de realización en curso o resolución de la situación de turno, hay que permanecer, con serenidad, en la tarea hasta concluirla satisfactoriamente, lo cual ayuda a mantenerse firme en el logro de los resultados y constituye una guía certera en la acción.

• Cada vez que tengas la tentación de realizar varias cosas a la vez, siéntate un rato y analiza cual de las dos más opciones tiene mayor prioridad y céntrate en ella hasta culminarla satisfactoriamente; luego pasa a la siguiente. Con la elección y concentración en un objetivo experimentas una sensación de auto-liberación y observas como vas ejecutando la obra con efectividad y conservas el pleno control de todas las situaciones.

Los diferentes tipos de concentración que se pueden desarrollar, son:

A.- CONCENTRACIÓN FÍSICA:

EXPERIMENTOS:

1. Concentración en un punto negro:

• Concentración la mirada sobre un punto negro, el cual puede ser un círculo de unos diez centímetros elaborado con papel carbón negro o pintado sobre cartulina con tinta china, colocado en la pared a la altura de los ojos.

• Sitúate a una distancia de dos metros, de pies –o si lo prefieres, puedes sentarte-, fija la mirada, sin esfuerzo y sin parpadear, en el centro del papel negro, durante un minuto; luego, descansa otro; hazlo dos veces. Se aumenta uno cada tres días hasta completar quince minutos, tiempo suficiente para desarrollar todo el aparato psíquico y una óptima capacidad de concentración en todos los niveles: físico, mental y espiritual. Si se produce escozor o lagrimeo, no tiene importancia. No obstante, se suspenderá el experimento hasta el día siguiente. Los mejores momentos para ejercitarse son en la noche y en la mañana. Tres veces por semana constituye una excelente frecuencia una vez desarrollado el ciclo inicial y completado los quince minutos de duración.

2. Concentración en un objeto brillante:

• Puede ser una garrafa de agua o una bola de cristal. Se puede comenzar con cinco minutos e ir incrementando dos semanales hasta alcanzar los quince.

3. Concentración en el entrecejo, frente al espejo. Se puede comenzar, igual que en el caso anterior, con cinco minutos e ir incrementando dos semanales hasta alcanzar los quince.

• Este método es muy interesante por cuanto a continuación se puede aprovechar para autosugestionarse con afirmaciones positivas tendientes a desarrollar cualquier cualidad en la personalidad o habilidades o destrezas físicas, mentales o espirituales, o el logro de determinados objetivos.

• Por ejemplo: En la mañana, al levantarse, o en la noche, antes de acostarse, se realiza el ejercicio de concentración y acto seguido se repite diez veces, la siguiente afirmación: -Cada día en todas formas y condiciones estoy mejor y mejor.

4. Concentración sobre la llama de la vela:

• En este experimento, se puede ensayar con excelente utilidad de desarrollo integral de la mente, -en el acto de la concentración-, la visualización de diferentes colores como el verde, el azul, el rojo, el violeta, el anaranjado y el amarillo o cualquier otro que tú elijas.

5. Concentración de la atención en los diferentes órganos:

• Empieza desde los dedos de los pies hasta la cabeza, despertando la conciencia de cada uno, relajándolo y cargándolo de energía, reteniendo el aliento, en cada concentración, durante 20 segundos, -o, contando mentalmente veinte-.

6. Concentración en la respiración:• Inhalar contando hasta seis; retener el aliento –pulmones llenos- contando hasta tres; exhalar contando seis, lentamente; retención –pulmones vacíos- contando tres. Repetir diez veces.

• Una variante excelente es el se centrar la atención en la respiración sin ninguna intención particular, simplemente siguiendo el ritmo respiratorio durante algunos minutos y observar los efectos subsiguientes.

• Una segunda variante, después de haber observado el ritmo respiratorio durante unos minutos, es el inhalar el aire lentamente y exhalarlo –sin retención- lo más lentamente posible, muy lentamente, conduciendo la atención hasta el punto tan tien –hara-, ubicado tres centímetros debajo del ombligo y tres centímetros en sentido de la columna vertebral. Este ejercicio es excelente y sus efectos, de gran valor, deberás descubrirlos personalmente.

¿Cuál es la importancia de la concentración física?, -preguntaba un discípulo en una charla-coloquio del autor.

En estos ejercicios de concentración física reside un poderoso secreto que es preciso conocer y aprovecharlo en lo que realmente vale.

Al concentrar la atención sobre un objeto físico determinado se va expandiendo la conciencia sobre el móvil del interés de turno y activando en grado equivalente el poder infinito de la mente psiconsciente. ¿Por qué?

La concentración de la mente sobre un objeto físico determina, gradualmente, el adormecimiento del sentido físico en acción o de los sentidos físicos en general cuando se lleva a cabo la relajación completa del cuerpo, lo cual determina que, paralelamente al adormecimiento del sentido o sentidos físicos se vayan despertando, o activando, simultánea y automáticamente, los sentidos espirituales con su respectiva expansión de la percepción psico-sensorial y la activación del poder infinito de la mente psiconsciente para realizar las tareas que le hayan sido programada.

Si se quiere activar la percepción espiritual y el poder infinito de la mente psiconsciente, el adormecimiento de los sentidos físicos, la calma y la quietud interior, es el primer paso esencial y necesario.

COMBINACIÓN DE LA CONCENTRACIÓN
CON LA AUTOSUGESTIÓN

Al fijar la mirada sobre cualquiera de los puntos antes señalados, es importante acompañar el experimento con las afirmaciones siguientes u otras semejantes:

Afirma:

• Tengo personalidad y poder.

• Dentro de mi vibra la seguridad y la tranquilidad.

• Cada día, en todas formas, estoy mejor y mejor.

• Mi dominio sobre mí y sobre el medio ambiente es cada día más firme.

• Soy imperturbable, impasible y persistente en todo y frente a todo.

• Conservo la calma y la serenidad en todo momento.

• Aplico una efectiva creatividad en el logro de mis objetivos.

• Soy inmune e invulnerable a las influencias y sugestiones del medio ambiente y de cualquier persona a nivel objetivo y subjetivo, en la dimensión física, mental y espiritual y en cualesquiera otros niveles en que sea preciso.

• Cada día, en todas formas, aumenta mi capacidad de trabajo, de estudio, de realización y riqueza integral. Mantengo un perfecto equilibrio físico, mental y espiritual.

• Mi lucidez mental se optimiza cada día más; discierno con claridad todo lo que me concierne.

• Mi salud es perfecta; conservo en óptimo estado la juventud, y, mi energía vital, vigor y fortaleza se potencian permanentemente.

• Cada vez que repito tres veces la palabra autodominio, entro, automáticamente, en el nivel de mi mente psiconsciente y alcanzo un perfecto control y dirección efectiva de mis facultades a nivel físico, mental y espiritual, para resolver cualquier situación, oportuna y satisfactoriamente.

• Antes de: (indicar fecha y hora), realizo en forma correcta (indicar el objetivo). Hecho está ya.

Se aprende de memoria una de las afirmaciones y se repite, mentalmente, mientras se efectúa la concentración respectiva. Gradualmente se van incorporando las demás.

La misma, se puede repetir –como afirmación- en los momentos de la vida diaria que se requiera equilibrar el estado anímico equivalente.
De igual manera, es útil y de gran efectividad psico-programática, leer el conjunto de las afirmaciones, periódicamente.

B.- CONCENTRACIÓN MENTAL:

En este tipo de concentración el enfoque de la atención se realiza sobre un objeto mental, por cuanto es una actividad introspectiva. A continuación veremos cuatros ejemplos que le ilustran suficientemente.

1. Concentración de la imaginación creadora:

A) Visualizar el resultado de un objetivo a la vez en su etapa de culminación exitosa.

Anota los objetivos que anhela realizar o las situaciones que desea resolver, en su respectivo orden prioritario.

En estado de relajación, visualiza cada uno de los resultados apetecidos en su estado de culminación satisfactoria.

B) Anteponiendo, a la mente psiconsciente, una pregunta, -repetida tres veces- para obtener la respectiva respuesta vía intuitiva o iluminación meditativa.

La mente siempre responde, bien sea que contenga la respuesta en sí, es decir, en el propio archivo mental o espiritual de la persona o que esté en la mente de cualquier ser, encarnado o desencarnado, de este planeta o de cualesquiera de los infinitos mundos poblados del universo; o, que se encuentre en algún archivo físico o libro, en donde esté; o en la mente universal del Creador.

El espíritu, por su facultad de desdoblamiento se proyecta hasta el lugar o la mente en que se encuentra la información y efectúa la lectura del contenido mental vía telepática y la transmite a su conciencia. La pregunta repetida tres veces, -una vez sola es suficiente, también- con intención de obtener la respuesta, es la llave que activa el mecanismo.

Otra forma, también usual en que suele obtenerse la respuesta, es que, en vez de tenerla vía intuitiva, al poco tiempo, que puede variar desde algunos minutos hasta días o meses, -o años, en algunos casos-, en forma aparentemente casual, se presente una persona determinada, y sin que haya una razón para ello, comienza a hablar del tema y aporta la respuesta precisada.

Otras veces la respuesta se percibe a través de un sueño, la cual se obtiene poco después de haberse efectuado la pregunta a la mente psiconsciente.

Una forma que ya es muy usual, hoy, es la programación de un sueño para obtener ideas que aporten solución de situaciones, lo cual se lleva a cabo poco antes de dormir, de la siguiente manera:

• Se relaja física, mental y espiritualmente, con la fórmula ya conocida, es decir: -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).

• Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).

• Permanezco en este estado perfecto de relajación física, mental y espiritual durante el sueño hasta las cinco y media de la mañana.

• Ahora, afirma: -Quiero tener un sueño que me aporte la información suficiente para: a) resolver esta situación: (descríbela). b) realizar este objetivo: (señálalo). Voy a tener este sueño en el mejor momento durante la noche y lo recordaré y entenderé, al despertar. Hecho esta ya.

2.- Concentración sobre un punto de luz dentro de la mente.

• Con los ojos cerrados mira en la lejanía, buscando un punto de luz en la pantalla mental.

• Tan pronto percibas el punto de luz, concéntrate en él, intensificándolo; mientras lo haces, afirma: -Desarrollo mi poder de concentración. Cada día y en todas formas, activo mejor mi poder potencilmente infinito en el grado necesario y suficiente. (Repetir tres veces).

3.- Psico-programación para realizar diversas tareas o sesiones de estudio.

Hace ya muchos años, el autor descubrió una forma de programación para realizar tareas de largo aliento o extensas sesiones de estudio, sin cansarse y obteniendo el máximo provecho o rendimiento.

Básicamente es entrar en un estado de interiorización mental y programarse que se va a permanecer en dicho estado durante equis número de minutos u horas, condicionando que no se va a cansarse ni sentir molestias de ningún tipo y que se va a realizar la tarea con excelentes resultados.

PLAN DE ACTUACIÓN:

• -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).
• Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).

• Permanezco en perfecta relajación física, mental y espiritual durante: (señalar el tiempo, desde cinco minutos hasta ocho horas; hay que proceder en forma gradual).

• PRIMERA VARIANTE: Concentro mi atención en la realización de esta tarea (menciónala) y voy a realizar en forma óptima los siguientes resultados: (señálalos). Activo el poder infinito de mi mente psiconsciente en el grado necesario y suficiente y controlo todas mis facultades mentales objetivas y psiconscientes, en todos sus niveles de creación, iluminación, acción y realización. Hecho está ya.

• SEGUNDA VARIANTE: Concentro mi atención en el estudio de este tema: (señalarlo) la realización de esta tarea (menciónala) y voy a asimilar, entendiéndolo con una sola lectura todo el contenido de dicho tema y lo voy a recordar con facilidad –y espontáneamente- cada vez que precise recordarlo o responder un examen, -o dar una charla- fluyendo, las ideas, claramente, en mi mente. Activo el poder infinito de mi mente psiconsciente en el grado necesario y suficiente y controlo todas mis facultades mentales objetivas y psiconscientes, en todos sus niveles de creación, iluminación, acción y realización. Hecho está ya.

El autor, cuando estudió la carrera de Derecho, de noche, mientras trabajaba de día, aparte de las horas diarias que le dedicaba al estudio, temprano en la mañana, los fines de semanas y en los períodos de exámenes dedicaba hasta ocho horas seguidas de estudio, durante los cuales se programaba en la forma que queda explicada y una sola lectura era suficiente para asimilar, en la generalidad de los casos, salvo las excepciones, la totalidad de los temas en grado suficiente para alcanzar los mejores resultados, a los cuales estaba acostumbrado. Es preciso hacer la salvedad de que algunos temas, estando provistos de abundante bibliografía, los que lo requerían los leía en varias obras diferentes buscando compenetrarse con la visión más amplia posible; pero, siempre era una sola lectura, por cuanto al leer para asimilar, sabiendo que no se va a releer, la mente capta el significado para recordarlo. Al no releer, la mente busca la información en el interior, archivada con la primera lectura. Esta técnica es realmente excelente y efectiva y practicándola se domina fácilmente.
4.- Concentrarse en contar hasta cifras muy elevadas:

• Esto se realiza en los niveles en los cuales se desea obtener resultados económicos para desarrollar los centros mentales que controlan tales cantidades, de manera que ejerzan fuerzas de atracción en esos determinados rangos; por ejemplo: A) Contar de uno a cien, de uno a mil, de uno a un millón y así sucesivamente hasta los niveles deseados. B) Contar con intervalos de cien millones, es decir: uno, cien millones, doscientos millones, trescientos millones, hasta llegar a diez mil millones, cien mil millones o más, si el interés es desarrollar los centros mentales correspondientes. C) Paralelamente, visualizar esas cantidades en dinero que les van entregando y usted en acción, recibiéndolas.

Hoy en día, muchas personas manejan contratos con cifras muy elevadas –mil millonarias- en diferentes tipos de monedas, por lo cual, las personas que aspiran a alcanzar elevados niveles de logros económicos deben ejercitarse en repetir –y al mismo tiempo imaginar- dichas cifras elevadas de dinero y visualizar que las reciben. El camino al logro se abre primeramente a nivel mental.

C.- CONCENTRACIÓN ESPIRITUAL:

Podemos centrar nuestra atención en los siguientes aspectos de la concentración espiritual:

1. Concentración en el Creador Universal: ELOÍ:

• En la primera edición de este libro sugería la repetición de cinco nombres de Dios, entre diez y cien veces, o más si era el deseo de la persona, al día. Esta práctica, durante algunos años me reportó cuantiosos beneficios de índole espiritual. Los nombres que solía utilizar eran: Jehová, Yahvé, Alá, Eloí, Dios.

• Los maestros sufíes practican el constante recuerdo de Alá –el Dickr- y otros practicantes espirituales utilizan el respectivo nombre utilizado por su corriente o simplemente el de Dios. Es conocido por todos que los yoguis utilizan OM, -aum- que corresponde al sonido universal.

• En la actualidad, me he decidido en usar, desde hace algunos años, a partir de mi estancia en Andalucía, -donde practiqué a fondo la meditación profunda- el nombre de ELOÍ como representación del Creador Universal; por dos razones fundamentales: la primera, ELOÍ era el nombre que utilizaba el hermano Jesús de Nazareth; la segunda, existen múltiples comunicaciones espirituales refiriendo que ELOÍ es el nombre con que se designa al Creador Universal en los inmensos mundos habitados del Universo. Mi experiencia personal es satisfactoria; el nombre de Dios que haga referencia al Creador Universal es una cuestión personal; cada quien, en fin de cuenta se está refiriendo al Creador Universal como Fuente de vida y Ley Universal, o como prefieren denominarlo un gran número de personas: la Inteligencia infinita.

• La repetición del nombre del Creador Universal –ELOÍ-, o la concentración en Él, constituye la conexión con la fuente universal, por cuanto, al centrarse en el Creador Universal, la persona se ha emancipado, primero, de la conciencia de los sentidos físicos, se ha interiorizado en su espíritu, abstrayéndose de la realidad objetiva y conectándose con el Creador Universal, o adquiriendo consciencia de su conexión, por cuanto siempre ha estado conectado, con lo cual se convierte en un efectivo instrumento de su voluntad, armonizándose con las elevadas vibraciones universales correspondientes a los atributos que Les son inherentes, fluyendo la luz, el amor, la justicia, la fortaleza, la templanza, la belleza, la sabiduría y el efecto de los demás atributos.

• En ese estado de conexión con la fuente universal: ELOÍ, se va efectuando, gradualmente, la unificación de la conciencia de todas las personalidades anteriores que se han tenido en las múltiples encarnaciones o renacimientos, ensanchando la percepción de una perspectiva universal, que trasciende, inmensamente, la realidad objetiva de este solo ciclo de vida.

• La conexión con la fuente: ELOÍ, proporciona una carga constante de energía, luz, inspiración, sabiduría, fortaleza y gran número de beneficios que solamente cada persona podrá calibrar por medio de una práctica asidua.

• Cuando se aborda la comprensión de una determinada realidad, la solución de una situación o la realización de un objetivo, o simplemente, tener consciencia de la propia misión en la vida, entre tantos y variados casos probables, la conexión con la Fuente aporta todos los elementos necesarios y suficientes para alcanzar el propósito y experimentar la sensación de plenitud que deja, a la persona, con satisfacción plena.

PLAN DE ACTUACIÓN:

1. Relájate, sentándote cómodamente, afirmando:

• -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).

• Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).

• Permanezco en este estado de perfecta relajación física, mental y espiritual durante quince minutos (o más si lo deseas) y sus efectos benéficos perduran en mí cada día mejor, hasta que vuelva a realizar este ejercicio.

• Ahora, con los ojos cerrados, forma un triángulo imaginario uniendo tres puntos formados por la parte de tu cabeza en donde se forma un remolino en tu pelo, que en realidad es una espiral, si lo mira bien. Allí, repite, una vez, el nombre ELOÍ; el segundo punto lo forma tu hombro izquierdo, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; el tercer punto lo forma el hombro derecho, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora regresa al vértice del triángulo, en el punto de tu cabeza en donde se forma el remolino en tu pelo, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora baja hasta el punto situado en tu nuca, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ, -en este punto se encuentra ubicado el ojo que todo lo ve, de tu ser, con gran capacidad de perceptiva. Centrado en este punto, después de haber mencionado el nombre ELOÍ, afirma:

o -Formo una unidad cósmica perfecta con ELOÍ, -el Creador Universal-.

• Repítelo por lo menos diez veces, en forma sosegada observa como se va formando una espiral de luz que gradualmente se va transformando en un círculo luminoso y va adquiriendo la forma de una rueda, la Rueda de la Vida; permanece contemplando durante unos momentos la Rueda de la Vida en movimiento. Te encuentras en perfecta unión con el Creador Universal.

• Ahora, une los pulgares de ambas manos con los dedos medios y afirma: CADA VEZ QUE UNO EL PULGAR CON EL DEDO MEDIO DE AMBAS MANOS O DE UNA SOLA, FORMANDO UN CÍRCULO, INSTANTÁNEAMENTE ADQUIERO CONSCIENCIA DE MI UNIDAD CÓSMICA PERFECTA CON ELOÍ. Su luz, amor, armonía, poder, equilibrio, orden y calma imperturbable, y los efectos de los demás atributos, fluyen en mí y a través de mí, siempre. Hecho está.

• Ahora, termina el ejercicio repitiendo la formación del triángulo imaginario repitiendo el nombre de ELOÍ en el vértice, en el punto del remolino de tu pelo, en el hombro izquierdo, en el hombro derecho, en la nuca, ahora desciende hasta el cóccix, repite el nombre ELOÍ, en este punto, ahora piensa en el punto TAN TIEN –hara- situado a tres centímetros debajo de tu ombligo y tres centímetros hacia dentro en dirección de la columna vertebral, allí repite el nombre ELOÍ,; ahora, sigue hasta el punto situado en la garganta, repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora sigue hasta el punto situado en el entrecejo, repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora sigue hasta el punto ubicado en la coronilla, en el centro de la cabeza, repite, una vez, el nombre de ELOÍ; mantente unos instantes en este punto –el tiempo que tú quieras- y termina expresando tu gratitud: -Gracias, ELOÍ, por mi unidad cósmica perfecta Contigo-. Quédate aún unos breves instantes en este estado de perfecta unión con el Creador Universal; estás vibrando con el ritmo universal, directamente en la Fuente Creadora del Universo. En ella es donde hay que centrarse por encima de cualquier otra.

• Entra en comunión con ELOÍ por medio de la conversación directa con Él, -o por el pedido-, como lo hace un hijo -o hija- con su Padre. Afirma: -ELOÍ, en tus manos confío mi ser. Me pongo bajo tu inspiración y guía. Protégeme, asísteme, ilumíname. Gracias.

• Entra en comunión con el Creador Universal por medio de la gratitud; por ejemplo, afirma:

1. ELOÍ es amor, doy gracias por el amor.

2. ELOÍ es sabio, doy gracias por la sabiduría.

3. ELOÍ es justo, doy gracias por la justicia.

4. ELOÍ es paciente, doy gracias por la paciencia.

5. ELOÍ es poder creador, doy gracias por el poder creador.

6. ELOÍ es energía, doy gracias por la energía.

7. ELOÍ es tolerancia, doy gracias por la tolerancia.

8. ELOÍ es generoso, doy gracias por la generosidad.

9. ELOÍ es abundancia, doy gracias por la abundancia.

10. ELOÍ es riqueza integral, doy gracias por la riqueza integral.

11. ELOÍ es bondad, doy gracias por la bondad.

12. ELOÍ es vida, doy gracias por la vida.

13. ELOÍ es luz, doy gracias por la luz.

14. ELOÍ es armonía, doy gracias por la armonía.

15. ELOÍ es orden perfecto, doy gracias por el orden perfecto.

16. ELOÍ es salud perfecta, doy gracias por la salud perfecta.

17. ELOÍ es juventud eterna, doy gracias por la juventud ideal, en el eterno presente.

18. ELOÍ es felicidad, doy gracias por la felicidad de cada momento.

Puedes leer la afirmación toda y luego repetir de diez a cien veces el atributo de tu interés. Efectuarlo en la mañana y en la noche, constituye una excelente práctica de autodisciplina psico-programática en la perfección de la concentración y el dominio de la mente.

2. Concentración en los valores universales o atributos del Creador:
• Entra en estado de relajación.

• Concentra la atención en un valor universal como el amor, la justicia, la compensación, la vida, la verdad, la tolerancia, el perdón, la igualdad, la constancia, la paciencia, la serenidad, la calma, la efectividad, el deber, la impasibilidad, la invulnerabilidad, la belleza, la sabiduría, la prudencia, la fortaleza y la templanza, además de cualquier otro valor de tu interés, meditando sobre los sentimientos, las virtudes y las cualidades equivalentes.

• Se repite el nombre del valor, tres veces; o se puede formular una pregunta, repetida igual número de oportunidades, por ejemplo: -¿Qué es el amor?, -¿cómo actúa?, -¿qué hace o cuáles son sus efectos?, ¿a quién debo amar?, -¿cuándo?, -¿dónde?, -¿por qué?, -¿cuál es el poder del amor?

• Esperar, en estado de quietud interior, la respuesta, durante un rato. Después, despreocuparse. En las horas o días siguientes, surgirán, en la mente, ideas claras que ampliarán la propia comprensión al respecto.

3. Concentración en el silencio interior.

• Entra en la quietud de tu ser y escucha la voz del silencio en sus múltiples y variadas formas. Repite el sonido universal OM, diez veces. Es el estado ideal para buscar –y encontrar- el propio ritmo, el de las cosas o el de cualquier proyecto que se desee realizar. Es preciso ritmar –o sincronizar-, con el engranaje cósmico, sus leyes y valores universales. Siente la armonía cósmica y expresa el orden perfecto dentro de ti y en cada uno de tus actos.

• Afirma, tres veces: -Encuentro el ritmo cósmico en mí, en todas las cosas, en cada momento, y, me mantengo en perfecta armonía con su manifestación, aquí y ahora. Hecho está.-

BENEFICIOS DEL PODER
DE LA CONCENTRACIÓN

1. Aumento de la capacidad de atención y por ende, de la percepción, asimilación y realización.

2. Adormecimiento del sentido de la vista con el consiguiente despertar de la visión espiritual o psíquica.

3. Desarrollo del vigor y dinamismo psico-espiritual.

4. Activa y dinamiza la intuición.

5. Desarrolla la capacidad de aprendizaje de cualquier rama del saber humano.

6. Estimula la memoria en elevado grado.

7. Optimiza los resultados del trabajo.

8. Incrementa la confianza y el dominio de la mente.

9. Permite disfrutar de la plenitud de uso de todas las facultades mentales y psico-espirituales.

10. Facilita una mejor comprensión integral de las cosas puestas bajo el propio análisis.

11. Desarrolla, integralmente, la voluntad y la imaginación creadora.

La concentración es la verdadera potencia y la clave en el desarrollo del poder creador, su puesta en práctica y logro de todo cuanto se desea, o debe, realizarse. Hacer una cosa a la vez, con persistencia, voluntad de triunfo, imaginación creadora y fe, es la mejor manera de garantizar su ejecución con éxito, en todo cuanto emprendes.

Adelante.

EL PODER DE LA MENTE PSICONSCIENTE

Posted in Uncategorized with tags on junio 24, 2015 by Giuseppe Isgró

164247_228718617273435_789381923_n (1)

EL PODER
DE LA MENTE PSICONSCIENTE

Del libro:
Coraje, el valor de vivir con ética

Autor: ©Giuseppe Isgró C.

Pitágoras, llamaba “Genios” a los espíritus por cuya evolución habían desarrollado una elevada conciencia de la verdad y cultivado en alto grado todas las virtudes, por lo cual, su experiencia reflejaba maestría y sabiduría.

La vida, con sus pruebas, saca a relucir el poder interior que se anida en cada ser, -con los respectivos dones con que le ha dotado el Supremo Arquitecto- al cual no es preciso buscar, por cuanto Él te sigue a donde vayas. Aquiétate y míralo dentro de ti; escucha su voz silenciosa y el sentimiento de los valores universales, lenguaje que utiliza al comunicarse contigo a través de tu conciencia.

Para conectar con el poder de la mente psiconsciente es preciso interiorizarse, adormeciendo los sentidos físicos, para despertar, simultáneamente los sentidos espirituales.

Siendo el poder de la mente psiconsciente el del propio ente espiritual que conforma la personalidad del ser, al emanciparse de los sentidos físicos automáticamente adquiere una conciencia equivalente a la total suma existencial conquistada en toda la carrera cósmica hasta ese momento, con la particularidad de que, en estado de libertad, por las facultades espirituales que posee, alcanza cualquier esfera de conocimientos, incluyendo la divina, hasta su nivel de conciencia o evolución, y percibir el conocimiento que precisa, en un momento dado, vinculado con los propósitos existenciales que, el genio interior conoce, decretando, por vía de intuición, la verdad que debe ser implantada a nivel humano, o existencial, en el presente ciclo de vida.
El ser humano posee un ordenador bio-psiquico perfecto cuyo dominio permite aflorar el poder de la mente psiconsciente con las posibilidades de realización que le son inherentes en sabiduría, amor, salud, armonía y fuerza creadora.

El primer paso es reconocer que tú posees el poder de la mente psiconsciente, tanto potencialmente como desarrollado en determinado grado hasta donde alcanza tu evolución personal.

La mente psiconsciente posee –en potencia- el conocimiento de todos los valores universales: todas las facultades que le permiten desenvolverse en el cosmos, y percibir la realidad en cada grado evolutivo; y genera el poder creativo que requiere para culminar su obra, en cada ciclo de vida.

Existe una mente cósmica cuya sabiduría se expresa a través de los valores universales, su visión, en el ser humano, se refleja por medio de la práctica de todas las virtudes y el sentimiento respectivo de cada valor, como el amor, la sabiduría, la prudencia, la justicia, la fortaleza, la templanza, la belleza, la bondad, la perfección, la armonía, el orden, la prosperidad, etcétera.

En cada etapa, es necesario profundizar a fondo en el área de conocimiento que conforma el interés del momento para percibir la totalidad del saber acumulado hasta entonces.

Es preciso llevar a cabo las siguientes prácticas para conectar con el poder de la mente psiconsciente y optimizar la visión de la sabiduría:

1. En primer lugar: Relajarse, aquietando los sentidos físicos, interiorizándose en el ser interno.

2. Luego: Entra en comunicación con tu mente psiconsciente, de la siguiente manera:

Busca un punto hacia en centro de la frente o hacia la derecha de la misma en que exista una pequeña hendidura o hueco. Tócalo con el dedo índice, cierra los ojos, y afirma tres veces: Entro en el nivel de mi mente psiconsciente. (Ya puede separar el dedo índice de la frente). Ahora estoy en el nivel de mi mente psiconsciente. (Tres veces). Me encuentro completamente relajado(a) física, mental y espiritualmente. Siento una gran quietud, tranquilidad y paz mental. Voy a permanecer en este nivel de mi mente psiconsciente durante: (Señala el tiempo, diez, quince, treinta, sesenta minutos o más, con el tiempo, hasta doce horas o más aún, cuando se requiere llevar a cabo una larga jornada de trabajo), durante este tiempo voy a tener completo dominio de mi mismo (a), sobre mis facultades y voy a:

-Señala el tipo de actividad que vas a llevar a cabo-, por ejemplo:

a.Dormir profundamente y descansar en forma adecuada para recuperar las energías suficientes, durante: (señala el tiempo).

b.Estudiar (señala el tema o los temas), voy a asimilar fácilmente todos los aspectos del mismo y los recordaré claramente cada vez que lo requiera con sólo repetir tres veces el nombre del tema.

c. Llevar a cabo el siguiente trabajo, (señalarlo), cuyos resultados que voy a realizar, una vez terminado el mismo, son: (describirlos).

d.Meditar sobre (mencionar el tema), cuya comprensión profunda obtengo una vez culminada la misma.

e.Escribir sobre: (mencionar la materia).

f. Hacer ejercicios de: -mencionar-.

g. Afirmar tres veces: -yo soy la fortaleza del amor, de la sabiduría, de la prudencia, de la justicia, de la templanza, de la creatividad, del equilibrio y de la prosperidad-.

h.Obtener respuestas de la mente psiconsciente, como: ¿Cuál es mi verdadera misión en la vida? O, de cualesquiera otras preguntas, formulándolas tres veces. Esperar el mensaje intuitivo o la idea creativa. La primera impresión suele ser la válida.

O, simplemente, programa la permanencia en el nivel creativo de la mente psiconsciente durante un tiempo determinado, para la realización de una tarea especifica, de la siguiente manera: Ahora voy a permanecer en el nivel creativo de mi mente psiconsciente desde este momento hasta (señalar), con pleno dominio de mi mismo (a) a nivel objetivo y subjetivo, sobre el medio ambiente y sobre la actividad que voy a realizar: (describir).

Este el método que, practicándolo, con asiduidad, permite conectar con la mente psiconsciente y aprovechar la profunda sabiduría que posee y el enorme poder realizador que facilitará llevar a cabo tareas de largo aliento sin cansarse y a la perfección máxima posible. Etcétera.

i. Transcurrido el tiempo de la programación, automáticamente, se saldrá de dicho nivel. Si deseas salir antes, puedes hacerlo contando del uno al cinco, complementándolo con afirmaciones de que te sientes muy bien, con la mente lúcida y con voluntad de continuar tus actividades normales.

La práctica siguiente, es un poderoso coadyuvador del desarrollo del poder de la mente psiconsciente y la sintonía creativa:

I. Leer las obras de los genios en todas las áreas de la creatividad humana y de las personas que han obtenido importantes logros, los diferentes tratados de economía, la gerencia moderna, los ensayos de los grandes pensadores, así como los libros sagrados de todo tiempo y país y literatura de crecimiento personal.

II. Leer las biografías de los maestros de la humanidad.

III. Escuchar la música de los grandes compositores.

IV. Conocer los temas que ocuparon el interés de los grandes genios, inventores, filósofos, economistas y personas exitosas.

V. Rodearse de fotos de genios o personajes importantes cuya afinidad de intereses sea común o cuyas cualidades se desee desarrollar.

VI. Hacer lo que ellos hicieron, es decir, estudiar a fondo, trabajar incansablemente, tener la paciencia suficiente y practicar un profundo amor por la humanidad.

VII. Entrar en comunión con la fuente suprema del universo: el Gran Ser Supremo, conformando una unidad con Él y constituirse un canal de su luz, amor, sabiduría y poder.

VIII. Forjarse un elevado propósito de servicio a la humanidad en base a la propia vocación, visión y amor.

IX. Tomar posesión de las propias facultades mentales y cultivar en alto grado la templanza, orientada al cumplimiento de la misión de vida que se ha traído al planeta tierra.

PSICO-PROGRAMACION

(Para leer en la noche antes de dormir; hacerlo durante 22 días seguidos, la primera vez; luego, cada vez que se desee.)

Afirma:

I. Entro en comunicación con mi mente psiconsciente, aquí y ahora y con el Gran Ser Supremo, fuente de toda sabiduría, poder creador, amor y perfecta armonía y orden cósmico. Percibo la realidad de mi verdadera misión en la vida y todo el potencial del cual estoy dotado (a) para llevar a cabo los objetivos existenciales, en cada etapa de mi actual ciclo existencial.

II. En cada momento sé lo que debo hacer y tengo la fortaleza suficiente para afrontar la realidad, oportunamente, con decisión firme y voluntad tenaz, con paciencia, constancia y acción sostenida.

III. Cada vez que me toque con el dedo índice un punto de mi frente y repita tres veces: -entro en el nivel de mi mente psiconsciente, automáticamente entro en el nivel de mi mente psiconsciente, -el verdadero nivel de ni genio interior, sabiduría, amor, luz espiritual, poder creador y fortaleza- durante el tiempo que yo desee, para realizar cualquier cosa que programo a tales efectos. Puedo trabajar durante el tiempo programado con pleno dominio de mi mismo (a), de mis facultades y del medio ambiente, para culminar, fácilmente, las tareas que emprendo.

IV. En el nivel de mente psiconsciente puedo meditar y alcanzar la iluminación sobre cualquier valor universal, principio, virtud, cualidad u objetivo de conocimiento y con sólo repetir la pregunta tres veces, puedo obtener la respuesta adecuada a todo planteamiento.

V. En el nivel creativo de mi mente psiconsciente puedo realizar cualquier labor de creación literaria, artística, científica, económica, o de otra índole, durante el tiempo que sea necesario, con solamente programarlo, afirmándolo una sola vez.

VI. En este nivel de mi mente psiconsciente tengo la visión correcta de todos los principios, leyes y valores universales, de todas las facultades humanas y espirituales en todos los niveles existentes, la comprensión suficiente de cualquier tema planteado en mi conciencia y la fortaleza suficiente para practicar con templanza todas las virtudes y llevar a cabo, a la perfección posible, cualquier tarea que me compete, siempre a tiempo.

VII. Incremento mi conciencia del amor, la sabiduría, la fortaleza, la templanza y la prosperidad y alcanzo la riqueza integral suficiente para llevar a cabo, en todas las etapas de mi vida, los objetivos existenciales. Cada día más y mejor me conecto con la fuente de provisión divina que provee para todo, oportunamente, siempre.

VIII. Cada día estoy mejor en todas formas y condiciones.

IX. Cada día me siento mejor en todas formas y condiciones.

X. Cada día me veo mejor en todas formas y condiciones.

XI. Cada día me agrado más en todas formas y condiciones.

XII. Cada día me oigo mejor en todas formas y condiciones.

XIII. Cada día me imagino mejor en todas formas y condiciones.

XIV. Cada día y en todas formas soy mejor y más útil al servicio de la humanidad.

XV. Cada día en todas formas amo más y mejor.

XVI. Cada día y en todas formas me estimo más y mejor en lo que valgo y en todo mi verdadero potencial.

XVII. Cada día y en todas formas mejora mi auto-concepto a los niveles óptimos e ideales.

XVIII. Cada día y en todas formas uso más y mejor la sabiduría de mi mente psiconsciente.

XIX. Cada día y en todas formas uso más y mejor el poder creador de mi genio interior.

XX. Cada día y en todas formas me alimento mejor de acuerdo a la sabiduría y directrices de mi mente psiconsciente teniendo clara conciencia de los alimentos saludables y adecuados.

XXI. Cada día y en todas formas trabajo más efectivamente bajo la guía y sabiduría de mi genio interior.

XXII. Cada día y en todas formas tengo más y mejor conciencia de mi verdadera misión en la vida y la cumplo a cabalidad.

XXIII. Cada día y en todas formas se optimiza más y mejor mi salud física, mental y espiritual.

XXIV. Cada día y en todas formas me cargo más y mejor de energías vitales a nivel físico, mental, intelectual y espiritual.

XXV. Cada día y en todas formas todos mis órganos físicos, mentales y espirituales funcionan mejor y mejor.

XXVI. Cada día y en todas formas mi intuición es más clara y funciona mejor y mejor.

XXVII. Cada día y en todas formas todas mis células se renuevan más y mejor y conservan mi juventud perfecta y la plena vitalidad de mi cuerpo, mente y espíritu.

XXVIII. Cada día y en todas formas estoy más fuerte y resistente a nivel físico, mental y espiritual y en cualesquiera otros niveles en que actúe.

XXIX. Cada día y en todas formas tengo más y mejor tranquilidad y serenidad frente a todo y todos.

XXX. Cada día en todas formas veo más y mejor, las oportunidades de prosperidad y las aprovecho útilmente, en la medida adecuada.

XXXI. Cada día y en todas formas aumenta más y mejor mi atención sobre las cosas que me competen.

XXXII. Cada día y en todas formas aumenta mi comprensión de todas las cosas de mi interés.

XXXIII. Cada día y en todas formas tengo más y mejor tacto en el trato con todas las personas y expresiones de vida.

XXXIV. Cada día y en todas formas soy más tolerante.

XXXV. Cada día y en todas formas soy más tenaz y persistente en el logro de mis objetivos.

XXXVI. Cada día y en todas formas olfateo más y mejor todas las cosas a nivel físico, mental y espiritual.

XXXVII. Cada día y en todas formas domino más y mejor todas las virtudes y la visión de los valores universales.

XXXVIII. Cada día y en todas formas soy más imperturbable frente a todas las circunstancias de la vida.

XXXIX. Cada día y en todas formas me comunico más y mejor con mi mente psciconsciente y aprovecho útilmente su sabiduría, inspiración, guía.

XL. Cada día y en todas formas aumenta la visión de mi conciencia cósmica.

XLI. Cada día y en todas formas pienso, razono, decido y actúo mejor.
XLII. Cada día y en todas formas desarrollo mi capacidad para crear riqueza, prosperidad y abundancia.

XLIII. Cada día y en todas formas gano más y mejor en mi actividad profesional.

XLIV. Cada día y en todas formas soy más feliz.

XLV. Cada día y en todas formas conservo una juventud perfecta.

XLVI. Cada día y en todas formas, vivo mejor.

XLVII. Cada día y en todas formas cultivo la belleza a nivel físico, mental y espiritual.

XLVIII. Cada día, en todas formas, disfruto más y mejor la vida.

XLIX. Cada día y en todas formas tengo el trabajo perfecto y lo desarrollo óptimamente.

L. Cada día y en todas formas, me acepto más y mejor.
LI. Cada día y en todas formas conservo perfecta calma, serenidad y autodominio.

LII. Cada día y en todas formas desarrollo mi capacidad múltiple para comunicarme con mi mente psiconsciente y aprovechar todo el caudal de sabiduría y poder creador que posee para cumplir mi verdadera misión cósmica. Hecho está.

EL PODER DEL TRABAJO DE MI VIDA

Posted in Uncategorized with tags on junio 24, 2015 by Giuseppe Isgró

085oooooooooooooooo

EL PODER
DEL TRABAJO DE MI VIDA

©Giuseppe Isgró C.
Del libro: LA ETERNA LUZ
-“Un gran trabajo vence todas las cosas”-.
Virgilio

 

El aprendiz se preguntaba: -¿Cuál es el auténtico trabajo de mi vida?
Acto seguido, el mismo se respondía:

Es posible enfocarlo bajo dos aspectos: el primero, de manera general, debo llevar a cabo, en forma gradual, en los múltiples e infinitos ciclos de vida, -en el eterno presente-, todos los trabajos posibles, en todos los niveles y planos, de manera que pueda adquirir la maestría integral, -mejor dicho, el eterno aprendizaje integral-, por lo cual, todo desempeño cumple con el objetivo final de adquirir experiencia y asumir, frente al cósmico, un rol de servicio, en el cual, de acuerdo a la suma existencial acumulada hasta ese momento, la vida me otorga la misión adecuada.

A nivel particular, en el presente ciclo de vida, puede haber un trabajo básico, esencial al cual dedicar el tiempo como profesión; empero, cada etapa es una preparación para la siguiente y en un mismo ciclo existencial puedo realizar diversos trabajos donde uno sirve de soporte para el siguiente hasta dominar distintas facetas que me permitan asumir un rol directivo en la conducción del grupo o grupos, donde, al liderar debo conocer las partes que integran la totalidad de la tarea o por lo menos tener la visión completa de la misma, por cuanto, eso me permite delegar su ejecución a las personas cualificadas.

Por tal motivo, el trabajo de mi vida podría constituir un proceso complejo en el cual, paralelamente que lleve a cabo un conjunto de funciones, unas primarias, con el fin de subsistencia, y otras secundarias, terciarias, etcétera, donde una funge como un objetivo profesional, y otras, llevadas a cabo como hobbies, casi siempre constituyen la preparación de lo que, en un futuro próximo o en los siguientes ciclos de vidas, puedan constituir una etapa particular de desarrollo personal, profesional o de trabajo, para mi.

Al igual que todos, he traído, a la vida, como misión, el desenvolvimiento de ciertas tareas en las cuales desarrollar mis dones, facultades, habilidades, destrezas, conocimientos, experiencias, visiones del conjunto, etcétera.

En el cumplimiento de esa misión, la vida, en forma gradual, me va conduciendo por los caminos que me permitan el logro de ese objetivo.

Si encontrare obstáculos o adversidad, durante la acción en curso, debo afrontarlo y superarlos con tenacidad, sin dejar de observar que, la vida, a través de ese abrir y cerrar de puertas, me va conduciendo a la senda que corresponde, en ese momento, como vehículo de realización personal, mediante el cual, pueda adquirir la destreza y las habilidades necesarias para llevar a cabo una tarea y asumir las correspondientes funciones que se me van delegando.

Debo recordar que la adversidad generalmente encierra grandes oportunidades de crecimiento personal que es preciso vislumbrar para aprovecharlas, aprendiendo, al mismo tiempo, la enseñanza que la vida me está brindando, paralelamente.

Por lo cual, si bien existe, fundamentalmente, una misión de vida como trabajo existencial, realmente, en la práctica, yo podría estar desarrollando múltiples habilidades y funciones, en diversas etapas o en cada una de ellas.

Empero, es preciso elegir el trabajo de mi vida y especializarme en un área determinada para optimizar resultados y debería constituir una regla básica que, yo, me dedique a una sola actividad. Alcanzar la maestría en un arte o profesión, de manera de inspirar confianza, por cuanto, los cambios, van dejando en el camino a los que dejan de adecuarse a las exigencias de los tiempos, ya que, las situaciones son cambiantes y los bienes y servicios van pasando por innovaciones o invenciones que, satisfaciendo las necesidades emergentes respectivas, se va manteniendo la vigencia en el correspondiente mercado.

Debido a que existen ciclos de largas oscilaciones, en la economía de mercado y en la vida, yo podría cambiar de actividad, durante mi vida, dos o tres veces, constituyendo cada una, una etapa.

La maestría que yo alcance en cada etapa, sirve de parámetro para mantener el nivel de excelencia en la siguiente.

Esto quiere decir, que, si yo desarrollé mis destrezas o habilidades a un nivel elevado, en una actividad o área de trabajo, la mantendré, después de un período de preparación suficiente, en cualquier cosa que haga, por cuanto, el método científico es igual en todas las tareas y dominándolo en una en particular me sirve en la totalidad de los casos.

¿Qué reglas podrían servirme para regirme en la búsqueda del trabajo de mi vida?

I. En primer lugar, debe ser un trabajo por el cual sienta vocación, entusiasmo, amor, pasión, decisión firme de desempeñarlo, determinación de dominarlo en todos los aspectos esenciales y constituirme en una autoridad, alcanzando un elevado grado de maestría personal. Por cuanto, el trabajo tengo que hacerlo y si me agrada, es más fácil llevarlo a cabo y a la vez de obtener la respectiva compensación económica o de otra índole, me permite, paralelamente, un crecimiento personal o profesional, ya que el logro de la perfección en la obra, muchas veces, constituye el pago más importante por representar un reto logrado y satisfecho que engendra la confianza de emprender otro de mayor envergadura, superando las nuevas exigencias de los tiempos.

II. En segundo lugar, el trabajo de mi vida debe optimizar el uso de los dones que poseo, fruto de existencias anteriores, que se reflejan, en el presente ciclo existencial, como visión, aptitudes, potencial, etcétera, mediante cuyo aprovechamiento, es más fácil lograr niveles de excelencia con menor esfuerzo. Empero, a veces, como misión, realizo otras actividades que me permiten desarrollar nuevos dones, en cuyo caso, siempre, el grado evolutivo alcanzado en la precedente etapa se manifestará como capacidad de hacer en ese nivel.

III. En tercer lugar, ciertas carencias de aptitudes esenciales indican la dirección hacia la cual emprender estudios y prácticas para llevar a cabo su desarrollo, lo cual marca el camino que, -como etapa parcial de actividad- posteriormente, me permitirá desempeñar tareas de mayor envergadura.

IV. Es preciso que tome en cuenta las aptitudes del entorno en que actúo, para ver, a largo plazo, cuales son las oportunidades que permite optimizar como carrera en el presente ciclo de vida.

V. Tengo que ver, también, las carencias del entorno, ya que, llenándolas, con bienes y servicios, implican oportunidades de progreso y riqueza.

VI. Las situaciones generales, a nivel de colectividad, país determinado, etcétera, que se van presentando, ofrecen, eventualmente, la factibilidad de llevar a cabo el trabajo de mi vida. Por medio de las mismas se han ido revelando las personalidades geniales de la humanidad y, han permitido forjar, a incontable número de personas, su fortuna, felicidad y autorrealización.

VII. Lo esencial es la actividad diaria; por lo cual, sin importar el área de mi desempeño o profesión, cada día tiene su tarea inherente y el trabajo de mi vida viene a su manifestación real en cualquier cosa que yo haga.

VIII. Tengo que prepararme más y mejor; hoy en día ya una sola carrera es insuficiente. Esa es la razón por la cual, una vez terminada la misma, es preciso efectuar cursos de especializaciones, maestrías, doctorados o el estudio de nuevas carreras complementarias que me permitan abordar los retos profesionales, en una época en que, cada labor contempla diversas áreas interdisciplinarias, en las cuales, debo dominar diversas facetas para cumplir un rol efectivo, aún cuando la especialización me lleve a enfocar ciertos aspectos particulares de la profesión o actividad.

IX. La formación constituye la preparación para la vida; empero, ésta, mediante las situaciones que presenta en el día a día, se convierte en mi mejor maestra, aquí y ahora, en el eterno presente.

Afirmación:
Me pongo bajo la guía de la Inteligencia Infinita para que me oriente en la elección del trabajo de mi vida, en cada etapa de mi actual ciclo existencial.
Sea yo un instrumento de la voluntad divina, en armonía con todos, en la realización del trabajo de mi vida, el cual cada día afronto con fe, confianza, tenacidad y decisión firme de realizarlo en forma óptima y con la mayor efectividad posible.
Realizo, aquí y ahora, el trabajo perfecto de mi vida.

Ser Universal, ELOÍ, gracias por darme el trabajo perfecto de mi vida en el eterno presente.